Es importante asegurarse que el lugar que va a acoger el evento está adaptado a las necesidades de personas con movilidad reducida u otras discapacidades, sobretodo si tenemos la confirmación que es el caso de alguno de los invitados o asistentes. De este modo, evitaremos problemas y podremos dar solución a sus necesidades  antes de que surja cualquier contratiempo.

Muchos espacios -sobretodo los de un mayor aforo- ya están totalmente adaptados a las necesidades de personas con movilidad reducida. Accesos amplios y con rampas, ascensores para evitar las escaleras, asientos o zonas reservadas de fácil acceso y movilidad, plazas de parking, servicios y lavabos adaptados, etc. Pero es importante, durante la organización de un evento, cerciorarse de que todo esté en orden y comprobar previamente algunas cosas tan obvias como el correcto funcionamiento de los ascensores o plataformas elevadoras o que las entradas y salidas adaptadas se puedan utilizar, para no encontrarnos con problemas durante el evento que no seamos capaces de solucionar con rapidez.

Accesibilidad para necesidades especiales

Pero cuando hablamos de personas con alguna discapacidad o necesidad especial, no solo debemos pensar en personas con problemas de movilidad o que utilizan silla de ruedas para desplazarse. También debemos pensar en personas con problemas de visión o personas con discapacidad auditiva.

braille

En estos últimos casos, deberemos tener previsto si será necesario contar con personal de apoyo como intérpretes de signos (si en el evento hay algún conferenciante) o reservar asientos con mejor visibilidad para personas con alguna discapacidad visual que además puedan necesitar el apoyo de personal especializado para informarle oralmente del contenido de diapositivas o proyecciones, si las hay, u orientarles en sus desplazamientos. Si se cree conveniente, también se puede editar material o información en braille para entregarlo a estas personas.

Tener en cuenta las características del lugar del evento y contar con personal formado e informado sobre las necesidades especiales que puedan tener los asistentes o invitados son dos factores muy importantes para que la organización de un evento sea un éxito y éste se desarrolle con normalidad y sin contratiempos.

VIA: http://www.optievents.com/